shadow

TEXTO EXTRAÍDO DEL LIBRO

CÓMO CITAR: Susanibar F; Dioses A; Torderas JC. Principios para la evaluación e intervención de los Trastornos de los Sonidos del Habla – TSH. En: Susanibar F, Dioses A, Marchesan I, Guzmán M, Leal G, Guitar B, Junqueira Bohnen. Trastornos del Habla. De los fundamentos a la evaluación. Madrid. EOS, 2016.

 

RASGOS FONÉTICOS DE LOS SONIDOS CONSONÁNTICOS DEL ESPAÑOL

 

Consonantes

Como se observa en la figura 12 en el Alfabeto Fonético Internacional, existen dos grupos de consonantes:

  1. las pulmónicas, son producidas gracias a la energía aerodinámica creada por acción de los músculos respiratorios. El aire es exhalado (espiración), modificándose en las cavidades glótica y supraglóticas. A las consonantes producidas de esta manera, también se les denomina, egresivas.
  2. las no pulmónicas, son producidas con aire que no es impulsado desde los pulmones, sino desde la faringe por un movimiento ascendente (consonantes eyectivas) o descendente (implosivas) de la glotis, e incluso, la lengua puede crear una cámara de presión negativa que al moverla en sentido vertical, junto con la mandíbula, hace que el aire ingrese, produciendo un sonido denominado, consonante inyectivas, clics o chasquidos.

En español todos los sonidos son pulmónicos; por ello, no se profundizará en los segmentos no pulmónicos; para más detalles sobre estos últimos segmentos, consultar Aloso-Cortés41.

Las consonantes pulmonares son caracterizadas y agrupadas, a partir de la configuración que adoptan las estructuras anatómicas del habla – EAH (Figura 11) durante su emisión. Siguiendo este planteamiento, se puede organizar por: 1) la acción de los pliegues vocales; 2) la acción del mecanismo velofaríngeo; 3) el modo articulatorio; y 4) la zona de articulación.

Figura 11. Estructuras Anatómicas del Habla – EAH.

1. Cavidad nasal; 2. Cavidad oral; 3. Lengua; 4. Pliegues vocales; 5. Esfínter velofaríngeo; 6. Paladar blando; 7. Incisivo superior; 8. Incisivo inferior; 9. Labio superior; 10. Labio inferior; 11. Paladar duro; 12. Mandíbula; 13. Nasofarínge; 14. Orofarínge; 15. Laringofaringe; 16. Laringe; 17. Región alveolar; 18. Zona prepalatal; 19. Zona mediopalatal; 20. Zona pospalatal; 21. Zona anterior del paladar blando; 22. Zona posterior del paladar blando; 23. Úvula; 24. Ápice lingual; 25. Corona; 26. Predorso; 27. Mediodorso; 28. Posdorso; 29. Dorso de la lengua; 30. Raíz de la lengua; 31. Epiglotis; 32. Faringe.

 

 

1. Por la acción de los pliegues vocales (sordo/sonoro):

Si los pliegues vocales vibran por acción de la energía aerodinámica (aire que sale de los pulmones y crea una presión subglótica), se denominarán “sonoros”; por el contrario, cuando se articula el sonido sin la vibración de los pliegues, se le denominará “sordo”. De esta manera se puede agrupar los sonidos del español de acuerdo como se muestra en la Tabla 4.

Tabla 4. Consonantes sonoras y sordas.

Por la acción de los pliegues vocales
Denominación Sonidos Acción de los pliegues
Sonoros [m], [n], [ɲ], [b], [d], [g], [l], [ʝ], [ʎ], [ɾ], [r]. Activo (en vibración)
Sordos [p], [t], [k], [f], [s], [x], [t͡ʃ], [θ]. Inactivo (no vibran)

2. Por la acción del mecanismo velofaríngeo (oral/nasal):

A partir del funcionamiento del mecanismo velofaríngeo (paladar blando y paredes laterales de la orofaringe)40 se pueden distinguir dos tipos de sonidos, Tabla 5: 1) orales, estos se producen cuando el mecanismo velofaríngeo está activo. Es decir, la región velofaríngea se ocluye, dividiendo, de esta manera, la cavidad oral de la nasal, impidiendo así, que el aire fonado o afonado salga por la nariz, siendo direccionado a través de la cavidad oral (Figuras 12a, 15, 16a, 17). 2) nasales, se producen cuando este mecanismo no entra en funcionamiento, permaneciendo en su postura habitual, de tal manera que el aire fonado se bifurca tanto por el canal bucal como por la zona nasofaríngea; en la boca el paso del aire será ocluido pero no así en la nariz (Figuras 12b y 16b-d). 

Tabla 5. Consonantes orales y nasales.

Por la acción del mecanismo velofaríngeo

Denominación Sonidos Actividad del mecanismo
Orales [p], [t], [k], [b], [d], [g], [l], [ʎ], [ʝ], [f], [s], [x], [t͡ʃ], [θ], [ɾ], [r]. Activo
Nasales [m], [n], [ɲ]. Inactivo

Figura 12. Mecanismo velofaríngeo durante la emisión de sonidos orales y nasales

Figuras: a) acción del mecanismo velofaríngeo durante la emisión de los sonidos [p] y [b] en los que los labios ocluyen la cavidad oral durante algunos milisegundos antes de dejar salir el aire; y b) emisión del sonido [m] en  el que el mecanismo velofaríngeo no está activo y el paladar blando en posición habitual. El aire sale por la nariz y la pequeña porción que intenta salir por la boca es impedida porque los labios se encuentran ocluidos.

 

3. Por el modo de articulación:

Hace referencia a la forma y grado de obstrucción que generan las estructuras articulatorias, y a la manera particular de cómo la corriente de aire supera los obstáculos formados por estas estructuras. Según estas características, las consonantes se organizan en, Tabla 6:

  1. Nasales, se produce una oclusión en alguna zona de la cavidad oral, en este caso, el mecanismo velofaríngeo no entra en funcionamiento, por lo tanto, no ocurre la separación entre la cavidad nasal y oral; de tal manera que el sonido fonado que quiere salir por la boca, encuentra un impedimento u obstáculo (Fig. 12b y 16b-d).
  2. Oclusivas, las estructuras articulatorias contactan entre sí, por algunos milisegundos, creando una obstrucción total a la salida de aire fonado o afonado (fase de oclusión), ver figuras 14a, 15a y 19a. Tras esta fase, se separan, con lo que se origina una salida brusca del aire (fase de explosión).
  3. Fricativas, las estructuras se aproximan hasta formar un espacio estrecho entre ambas, de tal manera que el aire fonado o afonado que pasa por allí crea un ruido continuo de fricción (Fig. 13b y 17b).
  4. Africadas, modo que combina la oclusión y fricción. Al inicio, las estructuras contactan obstruyendo en su totalidad la salida de aire por un periodo de tiempo muy breve; luego se separan ligeramente, dejando un espacio estrecho entre sí, lo que permite que la salida del aire se realice con fricción, semejante a las fricativas (Fig. 15).
  5. Laterales, las estructuras obstruyen la parte central de la cavidad oral, pero dejan libre las regiones laterales, lugar por donde sale el aire fonado, aunque en algunos casos, puede salir únicamente por uno de los lados (Fig. 16a).
  6. Róticas*, las estructuras se ocluyen y abren en periodos extremadamente breves y rápidos para expulsar el aire fonado que sale a manera de chorro. Si este mecanismo se produce una sola vez, dará origen a la rótica percusiva (Flap o tap en inglés y tepe en portugués), saliendo el aire en un solo chorro breve (Fig. 14). Por el contrario, si este mecanismo se produce varias veces de manera sucesiva y prolongada, se estará emitiendo la rótica vibrante (Trill en inglés y vibrante en portugués); en este caso, el aire fonado sale en varios chorros de forma, más o menos prolongada, por el centro o uno de los lados de lados (Fig. 13c).
  7. Aproximante, las estructuras se aproximan, pero no tanto como en las fricativas, de manera que el aire sale sin realizar una turbulencia ni fricción (Fig. 13d).     
*Tradicionalmente conocidas en el ámbito hispánico como vibrantes, simple [ɾ] y múltiple [r], sin embargo, debe notarse el carácter contradictorio de la denominación “vibrante simple”, puesto que una vibración siempre implica un movimiento repetido y este sonido no es producido con un movimiento repetitivo. Por otro lado, también se observa redundante utilizar la denominación “vibrante múltiple”. En ese sentido, la Real Academia Española en su obra “Nueva gramática de la lengua española: fonética y fonología” de 201136 sugiere del término vibrante para la consonante tradicionalmente considerada “múltiple” y el término percusiva para la consonante “simple”. 

Tabla 6. Consonantes por el modo articulatorio.

Por el modo de articulación
Denominación Sonidos Forma y grado de obstrucción de la cavidad oral Salida de aire
Nasales [m], [n], [ɲ]. Obstrucción total El aire sale por la nariz
Oclusivas [p], [t], [k], [b], [d], [g]. Obstrucción total El aire sale de manera brusca (explosiva) por la boca
Fricativas [ʝ], [f], [s], [x], [θ]. Obstrucción casi total El aire sale rozando las estructuras con lo que se produce un ruido de fricción
Africada [t͡ʃ]. Obstrucción total e inmediatamente separación ligera El aire sale de manera brusca y seguidamente con fricción
Laterales [l], [ʎ]. Obstrucción total de la región central El aire sale por ambas regiones laterales o por una de ellas
Róticas Percusiva [ɾ]. Un breve y rápido golpe oclusivo Salida del aire en un solo chorro
Vibrante [r]. Varias fases sucesivas y prolongadas de obstrucción muy breve El aire sale en varios chorros de forma más o menos prolongada
Aproximantes [β], [ɣ], [ð̞] Obstrucción parcial Salida de aire suave y continua, sin turbulencia ni fricción

4. Por la zona de articulación:

Llamado también lugar, locus, o punto de articulación. Es la región anatómica donde las estructuras articulatorias activas y pasivas contactan o crean estrechamientos que modifican la forma y grado de abertura de la cavidad oral. Estas características subdividen a las consonantes en (vid. Tabla 7):

  1. bilabiales, los labios al ocluirse y contactar impiden la salida del aire fonado o afonado.
  2. labiodentales, el labio inferior crea un estrechamiento con los incisivos superiores, dificultando la salida del aire.
  3. dentoalveolares, el ápice o predorso de la lengua contacta con la cara interna de los incisivos superiores o algunas veces en la región prealveolar.
  4. alveolares, el ápice o predorso de la lengua contacta con la región alveolar del paladar duro.
  5. palatales, el dorso de la lengua contacta o crea un estrechamiento con el paladar duro.
  6. velares, el dorso o posdorso de la lengua y el paladar blando contactan o crean un estrechamiento.
  7. *interdental, la lengua se sitúa entre los dientes, restringiendo la salida de aire.

*Es importante mencionar que, en las regiones septentrionales de España, existe el lugar de articulación interdental (v.gr.: [θ]), mientras que, en las zonas meridionales de España y en Latinoamérica, corrientemente no se aprecia (se utiliza el sonido [s]). La RAE tiene plenamente asumido que existen dos normas (la peninsular y la atlántica) que son igualmente válidas. Por tanto, no serán sujetos de rehabilitación terapéutica aquellos individuos que se adscribieran a una de estas dos normas. En cambio, en algunas zonas meridionales de España (especialmente, en algunas regiones de Andalucía), se produce el ceceo que es un fenómeno minoritario que sí se considera vulgar. Así pues, la posible rehabilitación de un sujeto que pronuncie o no pronuncie el sonido [θ] estará sujeto a las circunstancias de cada individuo: su zona dialectal, el dialecto de los padres, la estigmatización de la realización (o no) del sonido, el número de lenguas que adquiere, etc. Por ejemplo, no será motivo de rehabilitación un niño hispanoamericano que pronuncie [sa’pato] en lugar de [θa’pato], pero sí lo será un niño madrileño, con padres de zonas septentrionales de España, que pronuncie [sa’pato]. Por otro lado, siempre será motivo de rehabilitación cualquier niño que pronuncie [‘θiʎa] en lugar de [‘siʎa], dado que el ceceo está estigmatizado en cualquier región hispanohablante.

Lo mismo cabe decir respecto al yeísmo, es decir, la pronunciación de la lateral palatal [ʎ] como fricativa palatal [ʝ].                                

Tabla 7. Consonantes por la zona de articulación.

Por la zona de articulación
Denominación Sonidos Estructura activa Estructura pasiva
Bilabiales [p], [b], [m]. Labios —————
Labiodentales [f]. Labio inferior Incisivos superiores
Dentoalveolares [t], [d]. Ápice o predorso de la lengua Cara lingual de los incisivos superiores y/o región alveolar
Alveolares [l], [s], [ɾ], [r], [n]. Ápice o predorso* de la lengua Región alveolar
Palatales [ʝ], [ɲ]. [t͡ʃ], [ʎ]. Dorso de la lengua Paladar duro
Velares [k], [g], [x]. Dorso o Posdorso de la lengua Paladar blando
Interdental [θ]. Ápice de la lengua Cara oclusal de los incisivos superiores e inferiores

La Tabla 8 engloba las características de los sonidos consonánticos más característicos del español.

MODO DE ARTICULACIÓN ZONA DE ARTICULACIÓN
Bilabial Labiodental Interdental Dentoalveolar Alveolar Palatal  Velar
sordo sonoro sordo sonoro Sordo sonoro sordo sonoro sordo sonoro sordo sonoro sordo sonoro
Nasal   [m]               [n]   [ɲ]    
Oclusivo [p] [b]         [t] [d]         [k] [g]
Fricativas     [f]   [θ]       [s]     [ʝ] [x]  
Africado                     [t͡ʃ]      
Lateral                   [l]   [ʎ]    
Róticas Percusiva                   [ɾ]        
Vibrante                   [r]        
Aproximantes   [β]           [ð̞]           [ɣ]
Sonidos nasales del español              Sonidos orales del español          

Descargar el cuadro en formato en PDF 

 

 

Author

Franklin Susanibar Chavez

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *