DEL TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE – TEL

AL TRASTORNO DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE – TDL

EVOLUCIÓN DE LA TERMINOLOGÍA

 

Figura 1. Evolución de la terminología que describe los trastornos del lenguaje infantil antes de la introducción y adopción del término «Trastorno del Desarrollo del Lenguaje TDL». 

 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Nota: Tomado de Reilly, et al. (2014). Traducción: Hugo Segura. 

 

 

¿POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL LLEGAR A UN ACUERDO SOBRE TERMINOLOGÍA? EL CASO DEL TRASTORNO DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE (DLD)

Bishop, D. (2017)

Un proyecto reciente titulado CATALISE utilizó el método Delphi para llegar a un consenso sobre la terminología de problemas de lenguaje inexplicables en niños. ‘Trastorno del desarrollo del lenguaje’ (TDL) fue el término acordado por un panel de 57 expertos. Aquí reflexiono sobre los puntos de dificultad que surgieron al intentar llegar a un consenso, utilizando información cualitativa de los comentarios hechos por los miembros del panel para ilustrar los tipos de argumentos utilizados. Un tema de debate fue el uso de etiquetas, en particular el término ‘trastorno’, que se consideró que tenía ventajas y desventajas. El potencial de las etiquetas para estigmatizar o crear bajas expectativas fue una preocupación particular. Sin embargo, las etiquetas también podrían garantizar que los problemas de idioma no se trivializaran y podrían ayudar a evitar el estigma al proporcionar una explicación de los comportamientos que de otro modo podrían ser desaprobados. Un mayor debate rodeó los problemas de cómo identificar mejor los casos de trastorno. Aunque se acordó que debería centrarse en los casos con mal pronóstico, se reconoció que nuestro conocimiento de los factores relacionados con el pronóstico aún era incompleto. Además, hubo una tensión entre el uso de pruebas estandarizadas, que permiten una evaluación relativamente objetiva y confiable del lenguaje, y observaciones más cualitativas, que pueden capturar aspectos funcionales de la comunicación que no siempre se recogen en la evaluación formal. El debate también rodeó el tema de la relación entre TDL y otras condiciones. Algunos favorecieron establecer una distinción entre TDL y los trastornos del lenguaje asociados con otras afecciones, y otros consideraron tales distinciones como innecesarias. Llegamos a la conclusión de que era engañoso suponer que las afecciones concurrentes eran causas de trastornos del lenguaje, pero fue útil distinguir el TDL de los casos de trastornos del lenguaje asociados con ‘afecciones diferenciadoras’ que tenían un origen biomédico conocido o probable, incluida la lesión cerebral, neurosensorial Pérdida de audición, síndromes genéticos, discapacidad intelectual y trastorno del espectro autista. Además, la TDL podría coexistir con trastornos del desarrollo neurológico más leves que no tenían una etiología biomédica clara. El coeficiente intelectual no verbal de rango normal se ha incorporado tradicionalmente en el diagnóstico del TDL, pero esto fue rechazado como no respaldado por la evidencia. TDL es una categoría que tiene utilidad para identificar a los niños que se beneficiarían de los servicios de terapia del habla y el lenguaje, pero no debe considerarse como una afección bien definida. TDL tiene una etiología multifactorial, es heterogénea en términos de características del lenguaje y se superpone con otros trastornos del neurodesarrollo. Es probable que nuestras nociones de TDL se refinen mediante investigaciones adicionales sobre etiología, características asociadas y efectividad de la intervención.

Download Paper 

 

 

FASE 2 DE CATALISE: UN ESTUDIO DE CONSENSO MULTINACIONAL Y MULTIDISCIPLINARIO DE DELPHI SOBRE PROBLEMAS CON EL DESARROLLO DEL LENGUAJE: TERMINOLOGÍA

Bishop, D., et al. (2017)

Antecedentes: la falta de acuerdo sobre los criterios y la terminología para los problemas de lenguaje de los niños afecta el acceso a los servicios y dificulta la investigación y la práctica. Reportamos la segunda fase de un estudio utilizando un método Delphi en línea para abordar estos problemas. En la primera fase, nos centramos en los criterios para el trastorno del lenguaje. Aquí consideramos la terminología. Métodos: El método Delphi es un proceso iterativo en el que un grupo de expertos califica un conjunto inicial de declaraciones, que luego tienen la oportunidad de ver calificaciones anónimas de otros miembros del panel. Sobre esta base, pueden revisar sus puntos de vista o defender su posición. Luego, las declaraciones se revisan en función de los comentarios del panel, y nuevamente el panel las califica y comenta. En este estudio, se utilizó la retroalimentación de una segunda ronda para preparar un conjunto final de declaraciones en forma narrativa. El panel incluyó a 57 personas que representan una variedad de profesiones y nacionalidades. Resultados: Logramos un acuerdo de al menos 78% para 19 de 21 declaraciones en dos rondas de calificaciones. Estos se colapsaron en 12 declaraciones para el consenso final que se informa aquí. El término ‘trastorno del lenguaje’ se recomienda para referirse a un perfil de dificultades que causa un deterioro funcional en la vida cotidiana y se asocia con un mal pronóstico. El término ‘trastorno del desarrollo del lenguaje’ (TDL) fue aprobado para su uso cuando el trastorno del lenguaje no estaba asociado con una etiología biomédica conocida. También se acordó que (a) la presencia de factores de riesgo (neurobiológicos o ambientales) no impide el diagnóstico de TDL, (b) TDL puede coexistir con otros trastornos del desarrollo neurológico (por ejemplo, ADHD) y (c) TDL no requiere un Desajuste entre la capacidad verbal y no verbal. Conclusiones: este ejercicio de Delphi destaca las razones de los desacuerdos sobre la terminología de los trastornos del lenguaje y propone definiciones y nomenclatura estándar.

Download Paper

 

CATALISE: UN ESTUDIO DE CONSENSO MULTINACIONAL Y MULTIDISCIPLINARIO DE DELPHI. IDENTIFICACIÓN DE TRASTORNOS DE LENGUAJE EN NIÑOS

Bishop, D., et al. (2016)

El desarrollo del lenguaje retrasado o deteriorado es una preocupación común del desarrollo, sin embargo, hay poco acuerdo sobre los criterios utilizados para identificar y clasificar las deficiencias del lenguaje en los niños. Las dificultades del lenguaje de los niños se encuentran en la interfaz entre la educación, la medicina y las profesiones aliadas, que pueden adoptar diferentes enfoques para conceptualizarlas. Nuestro objetivo en este estudio fue utilizar una técnica de Delphi en línea para ver si era posible lograr un consenso entre los profesionales sobre los criterios apropiados para identificar a los niños que podrían beneficiarse de los servicios especializados. Reclutamos un panel de 59 expertos que representaban diez disciplinas (incluyendo educación, psicología, terapia del habla / lenguaje / patología, pediatría y psiquiatría infantil) de países de habla inglesa (Australia, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda, Reino Unido y EE. UU.). El punto de partida para la ronda 1 fue un conjunto de 46 declaraciones basadas en artículos y comentarios en un número especial de una revista centrada en este tema. Los miembros del panel calificaron cada declaración de relevancia y validez en una escala de siete puntos, y agregaron comentarios de texto libre. Estas respuestas fueron sintetizadas por los dos primeros autores, quienes luego eliminaron, combinaron o modificaron los ítems con miras a mejorar el consenso. El conjunto resultante de declaraciones se devolvió al panel para una segunda evaluación (ronda 2). El consenso (porcentaje de informes ‘de acuerdo’ o ‘totalmente de acuerdo’) fue de al menos el 80 por ciento para 24 de las 27 declaraciones de la ronda 2, aunque muchos encuestados calificaron su respuesta con comentarios escritos. Estos fueron nuevamente sintetizados por los dos primeros autores. La declaración de consenso resultante se informa aquí, con un resumen adicional de evidencia relevante y un comentario final sobre desacuerdos residuales y lagunas en la base de evidencia.

Dowload Paper

 

 

TRASTORNO ESPECÍFICO DEL LENGUAJE: ¿UNA ETIQUETA CONVENIENTE PARA QUIÉN?

Reilly, S., et al. (2014)

Antecedentes: El término ‘Trastorno Específico del Lenguaje’ (TEL), en uso desde la década de 1980, describe a los niños con discapacidad del lenguaje cuyas habilidades cognitivas están dentro de los límites normales donde no hay una razón identificable para la discapacidad del lenguaje. El SLI se determina aplicando criterios de exclusión, de modo que se define por lo que no es más que por lo que es. La reciente decisión de no incluir SLI en DSM-5 provocó mucho debate y preocupación por parte de investigadores y clínicos. Objetivos: Explorar cómo surgió el término ‘deficiencia específica del lenguaje’, considerar cómo se definen generalmente los trastornos, incluido el SLI, y explorar cómo los cambios sociales podrían afectar el uso del término. Métodos y procedimientos: Revisamos la literatura para explorar los orígenes del término ‘discapacidad específica del lenguaje’ y presentar evidencia publicada, así como nuevos análisis de datos de población, para explorar la validez de continuar usando el término. Resultados y resultados y Conclusiones e implicaciones: Apoyamos la decisión de excluir el término ‘discapacidad específica del lenguaje’ del DSM-5 y concluimos que el término ha sido una etiqueta conveniente para los investigadores, pero que la clasificación actual es inaceptablemente arbitraria. Además, argumentamos que no hay evidencia empírica para respaldar el uso continuo del término SLI y evidencia limitada de que ha proporcionado beneficios reales para los niños y sus familias. De hecho, el término puede ser desventajoso para algunos debido al uso de criterios de exclusión para determinar la elegibilidad y el acceso a los servicios de patología del habla. Proponemos las siguientes recomendaciones. Primero, que se elimine la palabra ‘específico’ y se use la etiqueta ‘discapacidad del lenguaje’. Segundo, que los criterios de exclusión se relajen y, en su lugar, se adopten criterios inclusivos que tengan en cuenta la naturaleza fluida del desarrollo del lenguaje, particularmente en el período preescolar. Sobre la base de la buena voluntad y las colaboraciones entre las comunidades clínicas y de investigación, proponemos el establecimiento de un panel de consenso internacional para desarrollar una definición acordada y un conjunto de criterios para el deterioro del lenguaje. Dada la gran cantidad de datos ahora disponibles en los estudios de población, es posible probar la validez de estas definiciones y criterios. La consulta con los usuarios del servicio y los encargados de formular políticas debe incorporarse al proceso de toma de decisiones.

Download Paper